El Maravilloso Mundo de Godi

Just another WordPress.com site

Partida noviembre 22, 2010

Filed under: Uncategorized — elmaravillosomundodegodi @ 4:40 pm
Tags: , , , ,

Su voz tranquila la hizo dormir. Su respiración se fue calmando poco a poco. Las lágrimas cesaron, a medida que las caricias le rozaban el pelo y el alma.

No hizo falta contar ovejas, ni siquiera un cuento. El sueño vino sólo y rápidamente. Ni siquiera fue necesario apagar la luz.

Afuera se oían ruidos de autos y personas que hablaban. La miraba dormir. Los pensamientos se perdían entre las sábanas. El tic tac del reloj sonaba determinante, como el martillo de un juez, como el chirrido del tren cuando se va.

Se levantó suavemente. Le rozó por última vez la fracción de rostro que le quedaba descubierto y se fue despacio y en silencio, dejando atrás al cerrar la puerta toda una historia. Trabó con llave y pidió el ascensor. En la calle hacía frío y las veredas estaban mojadas por el rocío.

Anuncios
 

La vida… septiembre 11, 2010

Filed under: Uncategorized — elmaravillosomundodegodi @ 6:01 am
Tags: , , , , , , , , , , , , ,

La vida es un tren que parte y se lleva consigo mucha gente que va hacia ningún lugar, mientras otra saluda desde el andén con los ojos vidriosos y el sabor amargo que deja la despedida.

Es una persona que camina rápidamente de acá para allá dejando a su paso un perfume de jazmines y rosas amarillas, mientras que a su lado otra disfruta del aroma en el aire.

La primavera que pinta los árboles de colores lilas y verdes, y algún que otro amarillo. Y el invierno que desnuda las plazas y los parques.

Es el tic tac que marca el galope rápido y constante de los días, agolpándose unos con otros.

Una pareja que baila en un bar, con la mirada perdida y la cabeza apoyada sobre el hombro del otro, y el hombre surcando la cintura de la mujer que se mueve con él al ritmo de una guitarra.

Las lunas que brillan en un cielo con tintes de rojo, que anuncian un despertar lluvioso y un tanto fresco. Es el sol irradiando calor y luz, y la gente recostada esperando broncearse.

Una pareja sentada en un parque acariciándose la cara y el alma, a escasos metros de otra que llora y que siente el final de una historia.

Un beso bajo la lluvia.

La nariz de un niño apoyada frente al vidrio de una juguetería.

Es un mar de dudas y certezas, de decepciones y alegrías, de golpes y recompensas.

Un vaivén de desventuras y felicidades.

Es una maravillosa sorpresa. Un descubrir constante. Una película inconclusa.